3 may. 2011


Si estás ahí, si estás leyendo ...
Quiero decirte que yo tampoco sé cómo se hace.
Que es como caminar a oscuras, que no ha sido ni es para mí nada fácil.
Quiero que sepas que yo también tengo mis dudas.
Que no es mi idea complicarte, ni que sufras.
Que busco nada más saber de dónde vengo, qué sueños me gestaron.

Si fue una pesadilla. Si me dejaste por amor.
No hay en este continuo peregrinar reproches ni reclamos. No busco incomodarte.
Quiero ser en tu vida un soplo de aire fresco, que te permita respirar, hacer liviano tu equipaje.

Quiero que vos seas eso para mí. Brisa de paz.
Y deseo con el corazón, cada vez más, que Dios te haya dado buena vida.

Amor de quienes te rodearon. Hijos. Una familia.
Que hayas podido ser feliz... como yo lo fui en incontables momentos de mi historia.

Deseo que estés bien. Deseo conocerte.
Porque tal vez nunca me olvidaste.
Porque yo nunca te olvidé... y tengo un gracias infinito por dejarme nacer que aún te pertenece

7 mar. 2011



No me llames extranjero, por que haya nacido lejos,
O por que tenga otro nombre la tierra de donde vengo
No me llames extranjero, por que fue distinto el seno
O por que acunó mi infancia otro idioma de los cuentos,
No me llames extranjero si en el amor de una madre,
Tuvimos la misma luz en el canto y en el beso,
Con que nos sueñan iguales las madres contra su pecho.

No me llames extranjero, ni pienses de donde vengo,
Mejor saber donde vamos, adonde nos lleva el tiempo,
No me llames extranjero, por que tu pan y tu fuego,
Calman mi hambre y frío, y me cobije tu techo,
No me llames extranjero tu trigo es como mi trigo
Tu mano como la mía, tu fuego como mi fuego,
Y el hambre no avisa nunca, vive cambiando de dueño.
Y me llamas extranjero por que me trajo un camino,
Por que nací en otro pueblo, por que conozco otros mares,
Y zarpé un día de otro puerto, si siempre quedan iguales en el
Adiós los pañuelos, y las pupilas borrosas de los que dejamos
Lejos, los amigos que nos nombran y son iguales los besos
Y el amor de la que sueña con el día del regreso.
No me llames extranjero, traemos el mismo grito,
El mismo cansancio viejo que viene arrastrando el hombre
Desde el fondo de los tiempos, cuando no existían fronteras,
Antes que vinieran ellos, los que dividen y matan,
Los que roban los que mienten los que venden nuestros sueños,
Los que inventaron un día, esta palabra, extranjero.

No me llames extranjero que es una palabra triste,
Que es una palabra helada huele a olvido y a destierro,
No me llames extranjero mira tu niño y el mío
Como corren de la mano hasta el final del sendero,
No me llames extranjero ellos no saben de idiomas
De límites ni banderas, míralos se van al cielo
Por una risa paloma que los reúne en el vuelo.

No me llames extranjero piensa en tu hermano y el mío
El cuerpo lleno de balas besando de muerte el suelo,
Ellos no eran extranjeros se conocían de siempre
Por la libertad eterna e igual de libres murieron
No me llames extranjero, mírame bien a los ojos,
Mucho más allá del odio, del egoísmo y el miedo,
Y verás que soy un hombre, no puedo ser extranjero.

RAFAEL AMOR

22 ene. 2011

El poder de la estupidez



La estupidez de cada ser humano es, en sí misma, un problema preocupante. Pero el cuadro cambia cuando se trata de la estupidez de personas que tienen “poder”: es decir posibilidades de control sobre el destino de otras personas.

Pero hay una diferencia sustancial cuando la relación no se establece “entre iguales”. Una persona, o un pequeño grupo de personas, puede influir sobre la vida y el bienestar de muchos. Esto cambia las relaciones de causa y efecto en el sistema.


“Grande” o “pequeño” poder

El poder está en todos lados. Todos estamos sujetos al poder de otros y (si no en casos de extrema esclavitud) todos ejercemos poder sobre alguien. Personalmente la idea me resulta desagradable – pero es parte de la vida.

Los padres tienen (o se supone que tienen) poder sobre los hijos, pero los niños tienen mucho poder sobre los padres, un poder que a menudo usan despiadadamente. Podemos ser “propietarios” de perros y gatos, caballos o hamsters, elefantes o camellos, barcos o automóviles, teléfonos o computadoras, pero frecuentemente somos sometidos a su poder.

Sería demasiado complicado, para el propósito de este análisis, entrar en el terreno complejo de la multiplicidad de las relaciones humanas. Por este motivo me limito a los casos más obvios de “poder”: esas situaciones en las cuales cada uno tiene un rol definido de autoridad sobre un gran (o pequeño) número de personas.

En teoría, todos estamos más o menos de acuerdo sobre el hecho de que debería haber la menor cantidad posible de poder; y que quien tiene poder debería estar sujeto al control de las demás personas. Este es el sistema al cual llamamos “democracia”. O lo que en las organizaciones llamamos repartición de tareas, colaboración, motivación, responsabilidad distribuida – al contrario de autoridad, burocracia, centralización, disciplina formal.

Pero son muchas las personas que no desean una verdadera libertad. La responsabilidad es un peso. Es más cómodo ser “secuaces”. Dejar la tarea de pensar y de decidir a los gobernantes, jefes, dirigentes, “intelectuales”, gurúes de todo tipo, personalidades televisivas, etcétera – y darles a ellos la culpa si no estamos contentos.

Por el otro lado, hay un tipo particular de personas que ama el poder, les da placer y gozo. Como se dedican con más energía a los notables esfuerzos y sacrificios necesarios para tener más poder, a menudo estas personas llevan las de ganar.

Debemos partir también en este caso, del concepto básico: hay tantos estúpidos en el poder como en el resto de la humanidad – y son más numerosos de lo que creemos. Pero dos cosas son diferentes: la relación y la actitud.


El poder del poder

Las personas en el poder tienen más poder que las otras personas. Esta afirmación no es tan obvia como lo parece. Existen personas aparentemente poderosas que son mucho menos influyentes que otras menos visibles. En estos razonamientos debemos evitar ocuparnos de esa distinción. Independientemente del modo en que el poder es obtenido y ejercido, o de las apariencias que a menudo esconden o disfrazan los roles, aquí se trata del poder real. Esa relación desequilibrada en la cual algunos tienen más influencia que otros – y en tantas situaciones pocos pueden hacer bien o mal a muchos.

Una definición fundamental (obvia) establece que los resultados de un comportamiento no deben ser medidos desde el punto de vista de quien hace las cosas (o no hace lo que debiera) sino desde el punto de vista de quien sufre sus efectos. Una clara consecuencia de este principio es un desfasaje en las 147;coordenadas cartesianas”. El daño (o la ventaja) es mucho más grande, en base al número de personas involucradas y a la intensidad de las consecuencias de un acto o de una decisión. Esto que en las habitaciones del poder aparece como un detalle puede ser un evento importante en la vida de las “personas comunes”.

Si en una “relación entre iguales” una persona consigue una ventaja equivalente al daño que inflige a algún otro, el sistema, en general, permanece en equilibrio. Obviamente no es así cuando hay una diferencia de poder.

En teoría, podríamos presumir que si el porcentaje de estúpidos es el mismo, los efectos del poder pueden ser balanceados. Pero cuando el poder se ocupa de un gran número de personas, se pierde todo equilibrio. Es mucho más difícil escuchar, entender, medir los efectos y las percepciones. Hay un “efecto doppler”, un desfasaje, que aumenta el factor de estupidez. Todos los estudios serios sobre los sistemas de poder (aun si no tienen en cuenta la estupidez) ponen en evidencia la necesidad de separar los poderes – y de formalizar los conflictos de poder para evitar que se traduzcan en violencia – para evitar que se instaure un “poder absoluto” (es decir, extrema estupidez). Este es un problema bastante grande y serio, como para tener a todos alerta contra cualquier exagerada concentración de poder – y nos ayuda a entender por qué tantas cosas están yendo de mal en peor. Pero hay más.


El síndrome del poder

¿Cómo hace una persona para tener poder? A veces lo logra sin querer. A alguno se le da confianza porque se confía en esa persona. En ese modo el poder es atribuido a personas capaces, competentes y con un fuerte sentido de la responsabilidad. Este proceso tiene buenas probabilidades de generar poder “inteligente”. Una situación en la cual las personas elegidas hacen el bien a sí mismos y aún más a los otros. A veces se puede arribar al sacrificio, cuando las personas se hacen daño a sí mismas por el bien de los otros (si esto es un hecho intencional no siempre coloca a esas personas en la categoría de los “incautos” (o “desprovecídos”), porque hay que tener en cuenta las ventajas morales, incluyendo la estima por uno mismo y la confianza de los otros, que pueden derivar del consciente sacrificio). Pero vemos menos ejemplos de “poder inteligente” de cuanto nos gustaría ver. ¿Por qué?

El motivo es que hay competencia. Competencia por el poder. Las personas que no buscan el poder como tal, sino que vigilan más el bien de los otros, tienen menos tiempo y energías para gastar en la conquista del poder – o incluso para tratar de conservar el que tienen. Las personas sedientas de poder, independientemente de sus efectos sobre la sociedad, se concentran en la lucha por el poder. La mayor parte de las personas se coloca en algún punto intermedio entre los dos extremos, con muchas diversas tonalidades y matices. Pero el elemento manipulador tiende a ser más agresivo, y por eso adquiere más poder.

También las personas que comienzan con las mejores intenciones pueden ser constreñidas, con el tiempo, a dedicar más energías para mantener o acrecentar su poder – hasta perder de vista sus objetivos iniciales.

Otro elemento, que empeora las cosas, es la megalomanía. El poder es una droga, un estupefaciente. Las personas en el poder son inducidas a pensar que porque están en el poder son mejores, más capaces, más inteligentes, más sabias que el resto de la humanidad. También están rodeadas de cortesanos, secuaces y aprovechadores que refuerzan continuamente esa ilusión.

El poder es “sexy”. Esto no es sólo un modo de decir. Hay un instinto en la naturaleza de nuestra especie que hace sexualmente atractivo a quien tiene poder (o parece tenerlo). Pese a que las personas empeñadas en la lucha por el poder tienen, usualmente, poco tiempo y pocas energías disponibles para una sana vida sexual – o para ocuparse de emociones, afectos y sentimientos.


El deseo de poder aumenta el factor estupidez. El efecto puede ser más o menos grande según la cantidad de poder (la importancia de los hechos influidos por el poder y el número de personas que sufren sus consecuencias) y la intensidad de la competición por el poder.

Esta es la más relevante, si no la única, excepción a un criterio general. Sigue siendo verdad que “la probabilidad de que una cierta persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona”. Pero el poder, como sistema, es mucho más estúpido de cuanto puede serlo una sola “persona común”.

El problema es que el poder puede ser limitado, controlado y condicionado – pero no se puede eliminar del todo. La humanidad tiene necesidad de alguien que gobierne. Las organizaciones necesitan personas que asuman responsabilidades y esas personas tienen necesidad de un poco de poder para poder desarrollar su tarea.

En suma, debemos convivir con el poder – y con su estupidez. Pero eso no significa que debamos aceptarlo, tolerarlo o sostenerlo. Ni confiar en palabras, promesas o intenciones declaradas. El poder no merece ser admirado, reverenciado y ni siquiera respetado si no demuestra inteligencia práctica en lo que hace a nosotros y al mundo. No creo que haya una solución “universal” y estandarizada que pueda resolver todos los aspectos de este problema. Pero hemos hecho la mitad del camino si somos conscientes de su existencia – y si no nos dejamos engañar o seducir por el falso, y a menudo mentiroso, esplendor del poder.


20 nov. 2010

Nuestro granito de arena


Hace aproximadamente dos meses nos invitó un amigo cristiano a mi amiga Sara y a mi acompañarle al comedor social. Dónde él había estado colaborando años atrás ( una persona sensato y especial )

En la misma calle donde se encontraba la puerta principal del comedor social había una pequeña fila de personas que estaban esperando la hora para poder entrar. No pude fijarme en todas éstas por que iba muy distraída pensando en lo que me iba a encontrar ahí dentro sin embargo al levantar la mirada ví a una mujer sentada sobre cartones en el suelo, pelo gris y unos ojos llenos de fuerza.
Aquélla mujer estaba sonriéndome

Una vez dentro del comedor social las Hermanas de la Caridad con su vestimenta de color blanco y azul cuando nos vierón dejarón sus quehaceres y vinierón a recibirnos con todo amor y humildad.
Habíamos llegado tarde por lo tanto nos tocó esperar. Las Hermanas de la Caridad y los voluntarios lo tenían todo preparado para la hora e incluso un poco antes.

Llegó la hora de entrada y la fila que habíamos dejado fuera se había triplicado.

Sara y yo nos encontrabamos enfrente de la puerta de entrada y por lo tanto podíamos ver con facilidad a las personas que iban pasando . Sara con su iluminada sonrisa que refleja felicidad y disponibilidad y yo melancólica y seria no quería perderme ni un solo detalle. Algunos se veía que padecían algún tipo de enfermedade psicológica y otros tan normales e incluso más normales de algunos voluntarios que estabamos allí. Alguno con su traje azul de trabajo . Otra con su falda y botas agradeciéndonos nuestra ayuda y presencia sonriéndonos. Y sin olvidar aquéllos que nos han dicho lo bonito que les parecía nuestro velo el cual definía lo que somos : Musulmanas
Rebuscando en mis recuerdos me topé con éstos quejándome, enfadándome mayoritariamente por tonterías y no valorando lo mucho muchísimo que tenía. Me sentí muy pequeña, demasiado pequeña ante todos ellos que apesar de su situación podían seguir sonriendo y reflejando tanta paz
Los que realmente ayudarón fueron ellos.Tanto yo como mi amiga salimos de allí con muchas cosas aprendidas y valoradas .
No recuerdo las veces que las Hermanas de la Caridad nos dierón las gracias por nuestra presencia cuando se aproximaba la hora de volver a casa y mi pena fue cuando me dijo una de ellas " Sois las primeras voluntarias musulmanas " .
Preguntándome el por qué no de los voluntarios musulmanes .. donantes de sangre musulmanes y pienso " En el Islam no había ninguna distinción en la sociedad, entre los musulmanes y los no musulmanes, había formas de cooperación para mejorar todos. El profeta nos da muchos ejemplos que muestran que no hay ningún impedimento en trabajar juntos. Hay que ser bondadosos con todos. En la época del profeta Muhammad se degollaba o sacrificaba regalaban parte de esta
carne del sacrificio a los cristianos.
Uno de los mejores métodos de predicación es hacer los bienes para los demás, si el musulmán quiere hacer los bienes para sí es mala misión, hacer el bien para lo
demás es transmitir un buen mensaje para los no musulmanes.


Algunos querían más .. otros menos
Muchas caras .. mucha gente
Su necesidad de alimentarse y quizá de amor les llevó allí .. Nuestra necesidad de dar y recibir nos llevó a ellos